La paradoja entre ser 100% responsables de nuestra vida y aceptar no tener control de la vida.

Saludos, que bueno encontrarte nuevamente en esta página. Hoy quiero escribirte sobre una de las paradojas que considero puede causar un poco de conflicto a la hora de tomar desiciones y fluir con la vida.

Si me preguntas cómo entiendo la paradoja mi contestación será: VER LA VIDA COMO UN ESPEJO.

  1. Significa que veo lo de afuera como un reflejo de lo que hay dentro de mí, lo que está dentro de mí lo puedo controlar, lo de afuera es un reflejo.

Esto quiere decir que cuando algo me incomoda, evalúo por qué tiene X situación un efecto en mí, esto me permite tener más consciencia de la realidad en la que estoy. 

Cuando una situación parece ser más grande que mi capacidad de manejarla, entre las meditaciones que hago para callar el ego y permitir que la inspiración llegue a mí, repito mucho “Suelto y confío”. ¿Qué suelto? Mi necesidad de querer controlarlo todo. ¿En qué confío? En que cuando suelto esa necesidad del ego aparece la inspiración de la vida misma no distorsionada que me va a guiar sin drenarme a donde necesito estar, y yo seré la responsable de dejarme llevar a la solución de X conflicto. Lo que requiere la acción de soltar todo aquello que me ancle a la realidad en la que “estoy” y no a la que me busco mover. 

Pienso que una de las cosas que causa dolor cuando nos toca soltar es la resistencia que ponemos. La vida va a cambiar, acéptalo. Si te resistes no se va a sentir bien, si fluyes vas a darte cuenta que es justo lo que necesitas.  Otra cosa que digo cuando una situación me parece abrumadora es “Quiero cooperar” es decir, no quiero hacer el proceso más difícil de lo que se supone que sea. Si tiene que doler, que duela lo necesario, lo que la vida quiso que doliera para despertar mi consciencia, cooperar confiando. «El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.»

Me funciona por supuesto, recordar también las 12 leyes universales de las cuales les escribí el primero de enero.

Para lograr eso, primero tengo que desintoxicar mi mente de pensamientos destructivos. Mirar el reflejo, aceptar que está ahí, qué lo ocasiona y qué me hace sentir, y lejos de la cúlpame por ello, tomar responsabilidad. 

Por favor no confundas culpa y responsabilidad. La culpa es una carga negativa y la resonsabilidad es asumir el rol de acción. ¿Qué cosa no hago? Culpar. No me sirve de quién es la culpa, soy responsable de mi vida y lo que quiero hacer con ella. Repito y lo tengo anclado en mi mente «NO ME SIRVE DE QUIÉN ES LA CULPA, ME SIRVE LO QUE VOY A HACER CON ESTA SITUACIÓN.»

Soltar es desengancharte, desapegarte a creencias preconcebidas, carentes, putrefactas, y confiar en la estructura de la vida y su fijación por mejorarlo todo, su capacidad de encontrar armonía en las diferencias.

Te comparto este video que explica cómo puedes entender la ley del espejo para que encuentres armonía entre, aceptar la vida como es y desde ahí, cambiar tu manera de verla.

“Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma.”

 Te comparto este video por el Dr. Cesar Lozano, quien expica brevemente La ley del espejo.

Gracias por leerme, te deseo mucha salud y que encuentres el ritmo en esta danza de dejarte llevar y ser firme a la vez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s